Practica de yoga en casa

6 asanas de tensión nerviosa

Pin
Send
Share
Send
Send


Elena Ulmasbayeva sabe cómo calmar la mente, deshacerse de la tensión y prepararse para ir a la cama.

Hay días en que logramos trascendernos y hacer lo imposible. No es de extrañar que por la noche sintamos fatiga mortal. Parece que cuando tocas la almohada con la cabeza, inmediatamente te quedas dormido. Pero cuando, finalmente, nos encontramos en casa, la emoción nerviosa todavía no permite relajarse.

Un baño caliente, un masaje, su comida favorita o el sexo generalmente ayudan a aliviar la tensión en tales situaciones. El agua tiene la increíble capacidad de liberar la mente de información innecesaria. Por lo tanto, si vienes a casa, te sientes completamente agotado, lo primero que debes hacer es tomar una ducha. El resto de los fondos, por supuesto, resuelve problemas, pero algunos de ellos a menudo no están disponibles, mientras que otros no siempre son relevantes. El masaje restaura perfectamente la fuerza, pero no toda la masajista está de guardia en casa. Cena abundante generalmente se convierte en la causa del exceso de peso. Un ser querido puede no estar de humor. Pero para hacer yoga, solo necesitas un refuerzo, dos o tres mantas, un tapete de práctica y 20-30 minutos.

Si eres nuevo en el yoga, limítate a las asanas 2 (Uttanasana) y 6 (Viparita Karani), mientras intentas hacerlas, escuchando atentamente los sentimientos internos.

1. Adho Mukha Shvanasana - Hocico de perro abajo

Coloque los pies y las palmas más anchos de lo normal, coloque una almohada o un ladrillo debajo de la cabeza y adopte una postura. Estire intensamente los músculos de los brazos y las piernas, extendiendo uniformemente sus superficies internas y externas. Cuello y cabeza completamente relajados sobre el soporte. Respirar tranquilo Mantente en posición por hasta 3 minutos. Si permanece en una asana durante más de un minuto, será difícil: hágalo varias veces seguidas.

2. Uttanasana - Inclinación hacia adelante

Coloque el pie en el ancho de la alfombra y entre en Uttanasana. Ponga su cabeza en el soporte: 2 ladrillos, una almohada, una silla o un sofá servirán. Activa el pie, alarga los dedos y estira los músculos de las piernas. Relaja completamente tu cuerpo, brazos y cabeza. Sus palmas se pueden bajar al piso o estar de pie. Su altura debe ser tal que la columna vertebral se estire y en ningún caso no se comprima. Manténgase en una posición durante 1-3 minutos.

3. Shirshasana - Headstand

La postura requiere un alto nivel de práctica, y si lo está haciendo recientemente, proceda a la siguiente asana. Vaya a la pared, arrodíllese, gire los dedos de las manos y coloque los cepillos contra la pared. Coloque la cabeza en la “taza” de las palmas de modo que las bases de los pulgares toquen la parte posterior de la cabeza. Asegúrese de que sus codos están estrictamente separados al ancho de los hombros. Mueva sus pies más cerca de la pared, mientras tira de la parte superior de la espalda. Arranca las piernas dobladas del piso y entra a Shirshasana. Presiona los talones contra la pared, levanta los antebrazos del suelo y levántate. La cabeza al mismo tiempo no debe desprenderse de la colchoneta. Envuelve las caderas hacia adentro y tira de la superficie interna de las piernas, dirigiendo la pelvis hacia los pies. Quédate en una pose durante 5 minutos. Si sientes la tensión, sal de la asana inmediatamente.

4. Salamba Sarvangasana - Párese sobre los hombros

Coloca unas cuantas mantas dobladas debajo de tus hombros y entra en Halasana. Luego, colóquese un cinturón en los codos, coloque las palmas de las manos más cerca de los omóplatos y suba al estante de los hombros. Estire los pies hasta el techo y manténgase en posición durante unos 5 minutos. Si aún no ha dominado la versión completa de Sarvangasana, puede realizar una pose con un soporte en una silla. Pídale a su maestro que le muestre cómo organizar los materiales y que ingrese la asana.

5. Ardha Halasana - Pose de arado pasivo

Siéntese en mantas de la misma manera que en Sarvangasana: los hombros están en un soporte y la cabeza en el suelo. Coloque las caderas en la silla. Permanezca en una posición durante 5 minutos, relajando su cuerpo y mente y observando la respiración. Si siente tensión en el área de la garganta, mueva la pelvis hacia atrás un poco, alejándola de la silla, de modo que el peso del cuerpo se mueva hacia los hombros.

6. Viparita Karani - Postura de la vela

Ingrese a la posición, colocando el soporte de mantas dobladas debajo de la pelvis. Asegúrese de que hay una desviación en la columna torácica. Abre el pie y tira suavemente de los músculos de las piernas. Luego, doble las piernas en Baddha Konasana o Padmasana, si es posible, y relájese por completo. Respira hondo y con calma durante 5 minutos, expandiendo el pecho.

Foto: emmanewlynyoga.com

Pin
Send
Share
Send
Send