Practica de yoga en casa

11 asanas de yoga que te llenarán de felicidad.

Pin
Send
Share
Send
Send


Siempre nos falta algo para la felicidad completa, y partimos en busca del éxito, olvidando que la verdadera alegría está en nuestro corazón.

La práctica personal tiene una ventaja indiscutible: la capacidad de construir una lección a su criterio, cambiando el plan de clases según su estado de ánimo y bienestar. Si está cansado o no se siente bien, puede realizar un programa de recuperación, y si está lleno de fuerza y ​​energía, hágalo más activamente, incluya todas sus asanas favoritas en el complejo.

Pero en esa libertad de elección está el peligro del autoengaño: siempre podemos evadir posturas que son difíciles, pero que realmente pueden resolver nuestros problemas profundamente arraigados. A menudo realizamos asanas bien desarrolladas, en las que podemos expresarnos y tratar de olvidarnos de nuestros "puntos débiles". Nos parece que seremos más felices si hacemos solo lo que nos gusta y evitamos las cosas que no traen placer.

De hecho, tal enfoque puede llevar a sentimientos de insatisfacción y nos hará depender de circunstancias externas. Mientras tanto, para nuestro consuelo espiritual, el chocolate, las compras, solo las asanas favoritas serán necesarias, estaremos en constante búsqueda, porque el destino es cambiante y la suerte dura poco. La verdadera felicidad es un estado en el que sentimos satisfacción sin importar cómo se desarrolle la situación. Y no hacer la asana más simple o el tráfico inactivo en el camino al trabajo no puede opacar nuestra existencia.

Tan pronto como dejemos de aferrarnos a las ideas habituales sobre la felicidad, nos abriremos y daremos el primer paso hacia santosch (satisfacción), uno de los principios fundamentales de la filosofía clásica del yoga. Santosh se describe como "felicidad pacífica en la que los deseos no surgen". La práctica del yoga te ayudará a alcanzar un estado de calma calma. Intenta observar tu respiración, sin distraerte con sensaciones físicas o emociones fuertes, esto te ayudará a mantener tu mente despejada mientras haces tus asanas favoritas y no amadas.

Este complejo incluye poses para abrir la pelvis, que no aportan mucho a muchos, sino frustración e insatisfacción con ellos mismos. Pero gracias a la práctica regular, llegamos a comprender que la felicidad no depende de la flexibilidad de las articulaciones de la cadera, sino de cómo tratamos nuestro cuerpo. Durante la práctica, piense en lo que dijo mi profesor, Gelek Rimpoché: "¿Qué es la felicidad? ¿Lo está buscando en el cielo o en las nubes? Tratando de encontrar la felicidad, busque el dolor. Y cuando la encuentre y vea que disminuye, encontrará la felicidad". ".

1. Vrikshasana - Pose del árbol

Pararse en Tadasana (La pose de la montaña). Mientras inhala, transfiera el peso a la pierna derecha, desprenda la izquierda del piso y presione la planta del pie izquierdo hacia la parte interior del muslo derecho. Ponga sus palmas frente a su pecho y alargue su columna vertebral. Luego, sin abrir la palma de la mano, levante lentamente los brazos. Observe cómo se balancea su cuerpo: le ayudará a aceptar los cambios en la vida con la misma calma. Permanezca en una postura durante 5-7 ciclos de respiración, luego regrese a Tadasana.

2. Virabhadrasana II - Pose del Guerrero II

De la Tadasans en la exhalación, retroceda aproximadamente 120 cm con el pie izquierdo y gire el pie izquierdo hacia afuera 45 grados. El talón derecho está alineado con la mitad del pie izquierdo. Doble la rodilla derecha en ángulo recto y gire el cuerpo hacia la izquierda, tirando de los brazos hacia los lados. Mira sobre los dedos de tu mano derecha. Retire las manos del centro del esternón. Sienta cómo el pecho se expande y con él se abre la región del corazón, y la mente se aclara. Relájate, disfrutando de la libertad interior. Mantenga la postura durante 5-7 ciclos de respiración.

3. Utthita Parshvakonasana - Pose del ángulo alargado hacia el lado

De la Virabhadrasana II a medida que exhala, inclínese hacia la derecha y baje la palma de la mano derecha o los dedos hacia el piso, en la parte exterior del pie derecho. Si el lado derecho está comprimido, use un ladrillo como soporte para el brazo. Extiende tu mano izquierda hacia arriba, luego bájala sobre tu oreja. Gira la cabeza y mira los tríceps. Difundir las costillas hasta el techo. Asegúrese de que ambos lados del pecho estén estirados uniformemente. Mientras estés en asana, observa si puedes calmar la mente y seguir las sensaciones que surgen en el cuerpo sin darles una estimación. Manténgase en una postura durante 5-7 ciclos de respiración.

4. Trikonasana - Pose de triángulo

Salir Utthita ParsvakonasanaDirija mentalmente la exhalación hacia el talón izquierdo y presiónelo bien contra el suelo. Mientras inhala, estire la pierna derecha y levántese, estirando los brazos paralelos al piso. Espire y en la siguiente inhalación, permita que la pelvis gire ligeramente hacia la pierna derecha; esto ayudará a alinear la rodilla para que se vea estrictamente a la derecha. En la exhalación, inclínese hacia la derecha y baje su mano derecha en el piso, en el ladrillo o en el tobillo, como prefiera. Observe si está bajando aún más. En primer lugar, al estar en una asana, debes luchar por un sentimiento de libertad y completa satisfacción. Manténgase en una postura durante 5-7 ciclos de respiración.

5. Pradarite Padottanasana - Inclinándose hacia adelante con piernas anchas

De la Trikonasana a medida que exhala, gire el cuerpo hacia su pie derecho y coloque sus manos en el piso a cada lado de su pie derecho. Luego camina las palmas hacia la izquierda hasta que estén centradas entre los pies; Desdobla los pies para que queden paralelos entre sí. Mientras inhala, levante el cuerpo y alargue ambos lados para extender la columna vertebral. Mientras exhala, inclínese hacia adelante, dejando caer la cabeza y la columna vertebral al suelo. Intenta encontrar un equilibrio entre fuerza y ​​flexibilidad. Manténgase en una postura durante 5-7 ciclos de respiración.

6. Preparación para Eka Pada Radzhapotasane - Preparación para la pose del Rey de las palomas

De la Prazarita Padottanasany mueva las palmas hacia la derecha, en el borde frontal del tapete, girando el pie derecho hacia afuera y el izquierdo, girando ligeramente hacia adentro. Dobla la pierna derecha en la rodilla, dejando la izquierda recta. Mete los dedos del pie izquierdo y entra en una estocada baja. Coloque ambas palmas en el interior del pie derecho, luego empújelas hacia adelante y baje los antebrazos en el piso. Si el estiramiento es demasiado intenso en esta posición, coloque las palmas sobre los ladrillos o baje la rodilla izquierda sobre el piso. No deje caer la cabeza: continúe estirando la columna vertebral. Quizás tus sentimientos no te parezcan demasiado agradables. Pero mientras estén en la postura, las articulaciones de la cadera se volverán cada vez más flexibles y la incomodidad disminuirá. Mantenga la postura durante 5-7 ciclos de respiración.

7. Variación de Eka Pada Rajapotasana - Variación de la postura del rey de las palomas

Desde la postura anterior, mueva las palmas hacia atrás de manera que queden exactamente debajo de los hombros y colóquelas a ambos lados del pie derecho. Presiona tus palmas contra el piso, levanta la pelvis, usa la fuerza de tu muslo izquierdo y quita el pie derecho del piso. Extienda la pierna derecha para que la espinilla descienda al piso: el tobillo está al lado de la muñeca izquierda y la rodilla a la derecha. Intenta nivelar la pelvis. Si la mitad derecha de la pelvis no cae al piso, coloque una manta enrollada o un ladrillo debajo del muslo derecho. Mueve tus brazos hacia adelante y, mientras exhalas, desciende. Evita esfuerzos innecesarios en hombros, cuello, codos y abdomen. Aprenda a trabajar sin estrés: esta es una parte importante de la práctica y una cura para la depresión. Manténgase en una postura durante 5-7 ciclos de respiración.

8. Padasthila Janurasana - Pose de tobillo en la rodilla

Fuera de variación Eka Pada Rajapotasana Coloque sus palmas debajo de los hombros y levante el cuerpo. Tire de la rodilla izquierda hacia la derecha, siéntese en los glúteos y coloque las piernas en la parte inferior de manera que el tobillo derecho quede sobre la rodilla izquierda. Puede sentarse en posición vertical con las palmas de las manos en el suelo a ambos lados de la pelvis, o inclinarse gradualmente hacia adelante, con las palmas frente a usted. Observe que las piernas estén paralelas entre sí: la postura le ayudará a experimentar una sensación de satisfacción de la vida. Si le resulta difícil aceptar esta posición, siéntese en un ladrillo o extienda su pie izquierdo frente a usted. Manténgase en una postura durante 8-10 ciclos de respiración.

9. Baddha Konasana - Postura de la esquina

Al inhalar, siéntese derecho, separe las rodillas y conecte las plantas. Si en esta posición la pelvis se desvía hacia atrás y usted no puede sentarse sobre los huesos ciáticos mientras mantiene su espalda recta, siéntese sobre una manta doblada o almohada. Coloque sus palmas en el piso frente a usted o tome sus tobillos. Sin la ayuda de sus manos, junte los bordes externos de los pies y los internos, sepárelos y gire las plantas hacia el techo, como si abriera un libro. Esta acción ayuda a girar las caderas y bajar las rodillas. Continuando alargando la columna vertebral, inclínate lentamente hacia adelante. Abra las posibilidades de su cuerpo gradualmente, esté atento a usted mismo. Permanezca en postura durante al menos 5-7 ciclos de respiración.

10. Upavishtha Konasana - Inclinación sentada con piernas ampliamente divorciadas

Al inhalar, levante el cuerpo. Atrápate bajo tus rodillas y, con las manos, extiende las piernas separadas. Asegúrese de que las rodilleras y los dedos de los pies no entren ni salgan, sino que miren estrictamente hacia arriba. Endereza la espalda, coloca las puntas de tus dedos en el piso detrás de la pelvis y, levantando las manos del piso, levanta la columna. Luego trate de inclinarse hacia adelante, quitando el esternón de la pelvis y tratando de colocar el estómago y la frente en el piso. No se desanime si hoy no logró hacer una inclinación profunda: ¡una asana realizada de una manera muy infructuosa no puede oscurecer su vida! Permanezca en una postura durante al menos 5-7 ciclos de respiración, luego levántese con una respiración.

11. Parivritta Jan Shirshasana - Postura invertida de la cabeza a la rodilla

Desde la posición de Sentarse con piernas muy divorciadas, doble la pierna izquierda y coloque el pie en la parte interna del muslo derecho, de modo que el ángulo entre los muslos sea de 90 a 100 grados; La planta del pie izquierdo mira hacia arriba. Mientras exhala, gire hacia la izquierda y baje el antebrazo derecho hasta el piso cerca del interior de la pierna derecha. Extienda su mano izquierda sobre su oreja izquierda, sienta el pecho abierto, su espalda fuerte y su respiración libre. Extienda la columna vertebral desde la base, presionando firmemente los huesos ciáticos en el suelo. Realice 5-7 ciclos de respiración, luego, mientras inhala, levántese y siéntese.

Prepárate para repetir toda la secuencia en la otra dirección. Cruza las piernas y salta hacia Adho Mukha Schwanasana. Luego haz Chaturanga Dandasana, Urdhva Mukha Shvanasana, Adho Mukha Shvanasana, Uttanasana, Urdhva Hastasana y Tadasana. Repita toda la secuencia en la otra dirección.

Pin
Send
Share
Send
Send