Practica de yoga en casa

10 asanas basicas para cada dia.

Pin
Send
Share
Send
Send


Haga estas asanas tan a menudo como sea posible para alcanzar un nuevo nivel en la práctica.

Entonces, has logrado la hazaña: decidiste extender la alfombra en casa y hacer ejercicio. Por donde empezar ¿Qué asanas elegir? Ofrecemos 10 posturas que se recomiendan para practicar tan a menudo como sea posible para preparar el cuerpo para un nivel más difícil.

  1. Parivritta Utkatasana. Cualquier persona que quiera limpiar el cuerpo de toxinas, mejorar la digestión y masajear los órganos internos, se recomienda esta asana.
    Técnica: Párese derecho. Mientras inhala, estire los brazos hacia arriba. Mientras exhala, doble las piernas como si quisiera sentarse en una silla. Las rodillas miran estrictamente hacia adelante y están al mismo nivel que los dedos de los pies. Apunta a hacer las caderas paralelas al suelo. Conecte sus manos en Namaste y gire a la izquierda colocando el codo derecho en la parte externa de la rodilla izquierda. Abre tu pecho más y respira.
  2. Virabhadrasana I. En esta asana, las piernas también se fortalecen, y también se desarrolla la resistencia.
  3. Técnica: Extiende las piernas a un metro de distancia. Gire la pierna derecha 90 grados y gire la izquierda ligeramente hacia adentro. No levante los hombros, tire de las manos hacia los lados con las palmas hacia abajo. Realice una estocada con el pie derecho, doblándolo 90 grados, sujete la rodilla por encima del pie y no lo lleve más allá de la línea del pie.

  4. Trikonasana. Esta asana tonifica perfectamente los músculos de las piernas, contribuye a la pérdida de kilos de más y alivia el dolor de espalda.
    Técnica: Arregle los pies de ancho, gire la pierna derecha hacia afuera y el pie izquierdo hacia adentro en un ángulo de 45 °. Mientras inhala, estire los brazos hacia los lados. Mientras exhala, incline el cuerpo hacia la derecha y baje los dedos de su mano derecha hacia el piso, cerca de la parte exterior del tobillo derecho. Tire de su mano izquierda hacia arriba. Asegúrese de que su lado derecho no se contraiga.
  5. Malasana Esta posición fortalece la superficie interna de las piernas, mejora la movilidad de las rodillas y las caderas, contribuye al estiramiento de la columna vertebral. Es importante no mantener los talones sobre el peso, por lo tanto, si no caen al piso, coloque una alfombra o ladrillos para yoga debajo de ellos.
    Técnica: Pon tus piernas un poco más que el ancho de los hombros, los calcetines se ven un poco a los lados. Dobla las rodillas y baja la pelvis al suelo. Dirija el coxis hacia abajo, separe las rodillas hacia los lados, empujándolas con los codos.
  6. Chaturanga. Si Chaturanga es para ti solo una postura que pasas en el saludo del Sol, entonces te recomendamos que reconsideres tu actitud hacia ella, porque, en primer lugar, es la base de toda práctica de fuerza. Reactiva las manos y la prensa de manera reactiva, lo que muchos novatos no difieren por la fuerza.
    Técnica: Párese en una pose de tablones. Retire la deflexión de la parte inferior de la espalda, gire el coxis hacia el interior, forme una línea recta, no mantenga el peso de su cuerpo únicamente en las manos, distribuya parte de él en las piernas (imagine que hay una pared detrás de los pies). Sostenga aquí por unas cuantas respiraciones, luego doble los codos en un ángulo de 90 grados. No los desarmes, imagina que están pegados a los lados. Trate de levantar sus hombros lo más alto posible desde el suelo. Mantenga la asana todo el tiempo que pueda, luego camine hacia arriba hacia el perro, boca arriba o pose a un niño. Tomar algunos enfoques.
  7. Janu shirshasana. En esta asana, se extraen los músculos de la parte posterior del muslo, los músculos de la pantorrilla y los músculos de la parte inferior de la espalda. Pose ayuda a abrir la pelvis, mejora la digestión y normaliza el sistema excretor. Como la mayoría de las curvas, Janu Shirshasana calma el sistema nervioso y ayuda a recuperar la fuerza.
    Tecnicas de rendimiento: Siéntate en el suelo. Estire la pierna derecha hacia adelante, flexione la rodilla izquierda y colóquela sobre la colchoneta de manera que el pie izquierdo se apoye contra el muslo derecho con toda su superficie. Gire todo el cuerpo hacia la pierna extendida, tome sus manos sobre el pie o la pierna, apoye el cuerpo contra la pierna. Estira tu pecho. Nalgas izquierdas y muslo izquierdo sobre la colchoneta.
  8. Setu bandhasana. Esta asana fortalece la espalda baja, estira la columna vertebral, alivia las piernas cansadas, tiene un efecto rejuvenecedor y estimula la glándula tiroides. Esta es una pose muy simple pero efectiva.
    Técnica: Doble las rodillas, colocando el pie en el suelo a lo ancho de los hombros. Cuanto más cerca estén tus pies de los berds, mejor. Las manos descansan a lo largo del cuerpo, las palmas hacia abajo, las puntas de los dedos tocan ligeramente los talones. Presione con las manos y los pies en el piso, inhale, levante las caderas y rodee la columna vertebral, rasgándola del piso. Aprieta los brazos y los hombros para maximizar todo el pecho. Use las piernas y los glúteos para empujar las caderas lo más alto posible.
  9. Ushtrasana. Ushtrasana desarrolla la flexibilidad de la espalda y forma una postura correcta, fortalece los músculos del abdomen, hombros, espalda, brazos, pecho y caderas. Efecto beneficioso de los sistemas digestivo y reproductivo.
    Técnica: Ponte de rodillas y estira los brazos hacia los lados. Inclínate hacia atrás y pon tus palmas en los talones. Transfiere peso a tus brazos. No tire su cuello hacia atrás con demasiada fuerza, debe ser una extensión de su columna vertebral. Estira tu pecho hacia arriba. No permita molestias en la parte inferior de la espalda, el área del pecho debe doblarse.
  10. Sirsasana. La práctica regular de Shirshasana promueve la circulación de sangre pura fresca en las células del cerebro. Como resultado, las células se rejuvenecen, la capacidad de pensamiento aumenta y los pensamientos se vuelven más limpios. La asana proporciona flujo sanguíneo a la glándula pituitaria y pineal, las glándulas del cerebro, de las que dependen directamente la salud y el desarrollo. La práctica regular y correcta de Shirshasana alivia el insomnio y la fatiga.
    Técnica: Asegúrese de colocar una manta o alfombra doblada varias veces debajo de la cabeza. Coloque los antebrazos en el centro de la colchoneta para que la distancia entre ellos no supere el ancho de los hombros. Gira los dedos de tus palmas y coloca tu cabeza al lado de ellas. Asegúrese de que la parte superior de la cabeza esté sobre la alfombra, no la parte posterior de la cabeza. No doble el cuello. Estire las piernas, transfiera suavemente el peso de su cuerpo a la cabeza y al mismo tiempo levante dos pies del piso. Estás en asana no más de un minuto.
  11. Viparita Karani. Una de las asanas de relajación más poderosas en yoga seguramente te ayudará a deshacerte del estrés. Más el hecho de que no requiere un esfuerzo excesivo por parte de usted. Acuéstese sobre su espalda.
    Técnica: Tocando la pared con ambas nalgas, levante las piernas para que estén por encima de la cabeza. Relaja el pie, puedes diluirlo ligeramente hacia un lado. Los tacones descansan en la pared. Mantenga sus piernas juntas o en el ancho de la pelvis. Presione la cintura contra el piso, coloque las manos en los lados del cuerpo con las palmas hacia arriba, relaje los hombros y el cuello. Las nalgas pueden tocar la pared, pero si se produce molestia en esta posición, aléjese ligeramente de la pared y doble las rodillas, manteniendo la espalda baja en el piso.
Foto: clarisse.yoga/instagram.com

Mira el video: 15 Posturas de yoga que pueden cambiar tu cuerpo (Octubre 2020).

Загрузка...

Pin
Send
Share
Send
Send