Para principiantes

Práctica matutina para principiantes: 10 asanas vigorizantes.

Pin
Send
Share
Send
Send


Este complejo lo ayudará a comenzar la mañana de manera adecuada, elevará su estado de ánimo y mejorará su salud.

¿Has decidido hacer yoga? Eso es correcto El complejo de yoga matutino lo ayudará a recargar sus baterías para el día siguiente, comenzar la mañana correctamente, aumentar el ánimo y mejorar su salud. Lentamente realice estas asanas, no olvide respirar profundamente, ¡y las ventajas enumeradas seguramente lo superarán!

  1. Tadasana (Pose de la montaña). Párese derecho; Presione firme y uniformemente las superficies de los pies sobre la colchoneta. Aprieta los músculos de las caderas y retrae suavemente el estómago. Cubre tus ojos y sonríe internamente a tus comienzos. Respira profundamente, sin tensión en el cuerpo y aguanta la respiración. Calienta tu cuerpo con la respiración, esto te ayudará a practicar profundamente y sin lesiones. Cuando te sientas listo, pasa a la siguiente asana.
  2. Urdhva Hastasana (Estirando los brazos mientras está de pie). Estira las manos hacia arriba, girando las palmas hacia las demás. Retraer los omóplatos. Sin compresión en el cuello, inclina tu cabeza ligeramente hacia atrás y mira tus pulgares. Permanecer en postura durante 8 ciclos de respiración.
  3. Virabhadrasana I (La primera pose de un guerrero). Párese en el centro de la colchoneta y mueva sus pies a una distancia de aproximadamente 130 cm. Extienda su pie derecho 90 ° y gire la izquierda hacia adentro unos 60 °. Baje los brazos a lo largo del cuerpo y gire la palangana hacia la pierna derecha. Mientras inhala, doble la pierna derecha en la rodilla, de modo que el ángulo entre el muslo y la espinilla sea de 90 °. Al mismo tiempo, estira los brazos hacia arriba, con las palmas enfrentadas. Intenta no arrancar el talón izquierdo del suelo. Mire hacia adelante o incline ligeramente la cabeza hacia atrás y mire el espacio entre las palmas. Permanecer en asana de 30 segundos a 1 minuto. Con un respiro, sal de la pose y hazlo de la otra manera.
  4. Virabhadrasana II (Segunda pose de guerrero). Comience a girar la pierna derecha para que el pie gire a la derecha hacia el exterior. Extienda el pie izquierdo para que el pie gire ligeramente hacia adelante. Alinee el talón derecho de modo que quede orientado hacia el centro del pie izquierdo. Siente cómo literalmente creces en el suelo con tus pies. Inhala y coloca los brazos a los lados, exhala y dobla la rodilla derecha, baja el muslo derecho en la dirección de tu pie derecho. Tenga cuidado de no dejar que su rodilla se extienda más allá de la línea del tobillo. La pierna de atrás está firmemente sobre la colchoneta. Tome 5 respiraciones en esta posición. Inhala y empuja con el pie derecho, aplanalo y sale de la postura. Levántate al inhalar. Repita el ejercicio en el otro lado.
  5. Parsvakonasana (Extensión lateral intensiva). Sin dejar la segunda postura del guerrero, coloca el lokol en una pierna doblada. Tire del otro brazo hacia arriba y bájelo sobre la oreja. Difundir las costillas hasta el techo. Manténgase en una postura durante 5-7 ciclos de respiración.
  6. Trikonasana (Pose de triángulo). Enderezar la pierna que estaba en la estocada. Manteniendo la distancia inicial entre los pies, agáchese y toque la superficie exterior de la mano derecha con la superficie interior del pie derecho. Con la mano izquierda, alcanzar el techo. Mira tu mano izquierda y más allá, tirando hacia atrás. Repita en el otro lado.
  7. Perro boca abajo (Adho Mukha Shvanasana). Levántate a cuatro patas. Mantenga los brazos apretados y los hombros separados. Aprieta los dedos de los pies hacia el suelo, endereza las rodillas y entra en la posición de los perros con la cara hacia abajo. Empuje activamente sus palmas del piso para mover parte del peso a sus pies. El coxis mira hacia arriba. Tome 5-10 respiraciones en esta posición.
  8. Plancha sobre los antebrazos. Coloque los antebrazos en el piso y bloquee sus dedos en la cerradura. Coloque sus codos justo debajo de sus hombros. Estira las piernas, empujando activamente los talones hacia atrás. Permanecer en asana de 30 a 60 segundos.

  9. Ardha bhujangasana (Pose de media cabra). Acuéstese boca abajo, con las piernas estiradas hacia atrás, los dedos de los pies apuntando hacia la pared detrás de usted. Coloque los antebrazos debajo de los hombros estrictamente paralelos entre sí y separe los dedos. Aprieta las caderas y presiona el hueso púbico sobre la colchoneta. Al inhalar, levante el cuerpo para formar una ligera desviación. No empuje las manos, mantenga la posición debido a los músculos de la espalda. Tome 3-5 respiraciones en esta posición.
  10. Balasana (Postura del bebé). Siéntate cómodamente sobre los talones. Incline el torso ligeramente hacia adelante y baje la frente hasta el piso que tiene delante. Tirando de los brazos hacia adelante, baje el pecho hasta las rodillas. Mantén la postura y respira en el torso. Mientras exhala, relájese para ponerse aún mejor.
Foto: yogarehab_ / instagram.com

Pin
Send
Share
Send
Send