Salud

Cómo aliviar el dolor y los calambres con una compresa.

Pin
Send
Share
Send
Send


Las compresas son una forma rápida y segura de combatir el dolor y diversas dolencias.

La medicina moderna a veces hace maravillas, pero aún así no te olvides de las antiguas recetas. Sobre los efectos curativos de las compresas conocidas en el antiguo Egipto. Las compresas calientes ayudan con el dolor articular, neuralgia, dolor muscular, heridas, contusiones e infecciones localizadas. Implantar con quemaduras solares, picaduras de insectos, erupciones y esguinces pequeños.

Las compresas calientes aumentan la circulación sanguínea en el área de la inflamación. Como resultado, la curación es más rápida y el dolor desaparece. El frío se utiliza principalmente para extirpar el tumor y reducir la intensidad del dolor. Ambos tipos de compresas tienen un efecto terapéutico, pero para mejorar el efecto terapéutico, se pueden usar hierbas o aceites esenciales. Y el agua ayudará a la piel a absorber los nutrientes más rápido.
Por ejemplo, una compresa de té de jengibre caliente o aceite de ricino alivia los calambres durante la menstruación. Para ahogar un dolor de muelas, debe aplicar una compresa de tintura de lobelia en su mejilla. Las compresas con la adición de aceites esenciales de color verde, romero y canela ayudan a aliviar el dolor muscular. Para procesos inflamatorios de la piel, se recomienda caléndula o equinácea. Bardana, trébol rojo, mantel pegajoso y ortiga son buenos para enfermedades de la piel como la psoriasis, el acné o el eczema. Además, las hierbas se pueden tomar por separado o mezcladas. Para la micosis de los pies, la dermatitis y las picaduras de insectos, la raíz amarilla canadiense, la caléndula y el aceite del árbol del té se usan individualmente o todos a la vez. El Voronet negro, la raíz de valeriana o la avena son adecuados para aliviar el dolor y para quemaduras y moretones, romero y hierba de San Juan.

Hacer una compresa a base de aceites o hierbas es fácil. Siga las instrucciones y, si es necesario, reemplace el agua caliente con agua fría.

  1. Llene el tanque con agua caliente.
  2. Agregue el aceite esencial a la mitad de una cucharadita por taza de agua.
  3. Tome una toalla de algodón estéril con un trozo de lana o lino y sumérjala en la solución. Asegúrese de que la toalla sea adecuada para la superficie a tratar.
  4. Aprieta suavemente la tela. Si está demasiado caliente, use pinzas y una toalla seca.
  5. La temperatura de la compresa debe ser tolerada. Colóquelo en la superficie tratada y déjelo por 10-15 minutos.
Para hacer una compresa de hierbas, prepare una decocción de hierbas (30 g de hierba seca por litro de agua), cuele, vierta en un recipiente y siga las instrucciones a partir del tercer artículo. Asegúrese de que la compresa no quema la piel, pero no estaba demasiado fría. No debe experimentar molestias. Antes de comenzar el tratamiento, consulte a su médico. Foto: istockphoto.com

Pin
Send
Share
Send
Send